Buscar este blog

lunes, 16 de noviembre de 2009

PEREGRINANDO HACIA EL ROCÍO

En esta vida hay cosas que son incomprensibles, muchas veces irracionales, incluso de locos, pero si hay un motivo de peso por el cual eres capaz de hacerlas… son locuras maravillosas.
El pasado sábado, y con motivo de la Peregrinación Andando que todos los años realiza la Hdad. del Rocío de Jerez, me uní a 7 majaretas más, si majaretas, porque lo que hicimos fue una locura que por lo menos para mí, fue muy gratificante.
A las 7:30h de la mañana estábamos embarcando en Bajo de Guía con el objetivo de ver a la Blanca Paloma al finalizar el día. En estas nos veíamos 8 amigos, dispuestos a cruzar Doñana, cada uno con sus motivos, yo por ejemplo para poder hablar conmigo mismo, lejos del tóxico ruido de la ciudad, el trabajo, la carretera, incluso de tu propia casa, y poner mi mente en orden. Esteban, Puma, Bola, Kiki, Juan, Quique, Gorri y un servidor nos pusimos a caminar en busca de la Virgen a las 8:00h de la mañana, con ciertas dudas entre nosotros mismos ya que la empresa seria dura. La primera parte del camino se prestaba a la conversación, a la programación de horarios ficticios para lograr el objetivo… teníamos la moral intacta a pesar de saber lo que nos esperaba. Antes de llegar a Marismilla Kiki ya sabía que su ritmo de camino sería inferior al del resto, todos lo sabíamos, pero también sabíamos el resto que la caminata seria de cada uno de nosotros, así que se iría descolgado poco a poco.
A las 9:00h hacemos la primera parada de 5 minutos, en Marismilla, momento para comer un poco y beber agua, sabíamos que nos faltaría el liquido base más adelante y teníamos que mirar por él. Y a partir a hay… a seguir andando en busca de objetivos, el próximo Carboneras, y de ahí al Cerro de los Ánsares. Uno de los grandes momentos que nos brindo el día. Allí rezamos puntualmente el Ángelus, momento que nos reconforto pero que también cambio la forma de andar, a partir de aquí yo fui buscando mi ritmo de camino y a mí mismo, sobre todo a mí mismo. Ya empezaban a flaquear las fuerzas, las arenas estaban muy malas para andar, sueltas, muy sueltas, ya hacía tiempo que no sabíamos de Kiki ni de Juan, y a la vez Gorri las pasaba canutas con las piernas, creía que él no lo lograría, pasamos el Cancelin Esteban y yo los primeros, a un ritmo brutal, tan rápido que decidimos no parar allí para aprovechar la propia inercia del ritmo de camino. Los horarios que nos marcamos en la mañana iban cayendo antes de tiempo, “esto va bien, vamos de muerte”. En el Cerro del Trigo hicimos una nueva parada mi compare y yo, el resto venia más atrás, había que fumarse un cigarrito entre confidencias de amigos de sangre. Pero no nos podíamos dormir.
Solo eran las 14:10h cuando llegamos a Palacio… ni nos lo creíamos. Allí pararíamos para almorzar y reagruparnos, solo quedaban detrás nuestra Kiki y Juan, de los que no sabíamos absolutamente nada. En este punto aparecieron más gente buena, Lolo Marismilla, Borja y Erdosainz, se adelantaron muchos kilómetros para… “a los niños hay que darles de comer, lo mismo no les queda ni agua”, cuando vas montado en un coche pasándolo bien se te suelen olvidar muchas cosas por medio del coto, a ellos no se les olvido que había unos majaretas en medio del paraíso haciendo una locura. Y nos tomamos una cervecita y unas tapitas con ellos. Sabíamos que a partir de allí la cosa sería mucho más dura, las piernas ya pegaban bocaos y que nos quedaba mucho por andar. El Cortafuego… era como darnos martillazos en la cabeza, fue muy duro, Gorri volvía a tener problemas con las piernas pero miraba al frente, el Bola seguía al frente como siempre pero no negaba su cansancio, al Puma se le hacía más evidente… el niño las carreritas estaba chungo, Quique se envalentono e iba abriendo grupo, cosa que casi le cuesta ser atropellado por unos ciervos, mi compare Esteban iba bien y yo solo miraba al frente, pensando y pensando. La ultima paradito fue en el Pilón de entrada a la Raya, mentalmente íbamos tocados, físicamente hundidos. Allí volvía a aparecer gente buena, Lolo Marismilla y Mamé, cervesita y vámonos que nos vamos. Cruzando la Raya nos llevamos una gran sorpresa, después de andar casi todo el día en solitario aparecía Juan, no paro casi nada, dos cojones el tío.
El final estaba cerca pero lejos a la vez nos hacía falta un empujón, y nos lo dio el Puma… bueno mejor el rezo del Santo Rosario, sin parar de andar fuimos rezándolo y pidiendo por nuestras cosas; intimo, cercano, puro… y justo al terminar y levantar la mirada vimos la Ermita… uuuuuuuufffffffffff la moral se subió por las nubes, ya se cantaban sevillanas entre nosotros, se oía palpitar a La Aldea, el objetivo estaba muy cerca pero la noche se venía encima, las linternas entraron en juego, la de mi compare Puma parecía una discoteca, el pobre iba arrastrado los pies, Gorri seguía con su pelea, Quique iba muy fatigado, igual que Esteban y Bola, Juan parecía más entero, y yo… no sé.
A las 19:00h llegamos a la Canaliega, y con nosotros varios coches de buenos amigos Daniel, Salvador, Javier…. Era el momento de tomarnos unas copitas y disfrutar de la compañía, pero había que terminar, incluso el tramo de Canaliega a la Aldea estaba mal de arenas… ojú. Y se llego a la puerta de la Casa de la Madre de Dios, y se le dio gracias por conseguirlo, por dejarnos disfrutar de este gran día, y…. uuufff que no me lo creía. Pero a partir de ahí… ducha, cena con buena gente y copitas de felicidad por el objetivo cumplido, y gracias a la fuerza que la Virgen me mandó fui capaz de disfrutar de esa noche con la compañía de mis compañeros de camino y de 2 mujercitas jerezanas a las que hoy también estoy muy agradecido por su conversación y su compañía, aunque tengan mucha guasa, pero bueno… La Virgen nos manda estas cosas en la vida por algo, y lo que tenemos que hacer es descubrir porque nos regala estas cosas tan bonitas, porque en esta vida hay cosas que son incomprensibles, muchas veces irracionales, incluso de locos, pero si hay un motivo de peso por el cual eres capaz de hacerlas… son locuras maravillosas.
ROCÍO, SIEMPRE ROCÍO

1 comentario:

  1. PRECIOSO,ALE...DIOS TE BENDIGA Y TE GUARDE EN TODOS LOS CAMINOS..

    ResponderEliminar